Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Confirmar

Solicitar un presupuesto
Envíos en 48 horas

Newsletter

MOXASHay 22 productos

Material para acupuntura. La moxibustión es una técnica muy antigua, la cual se basa en la combustión de hojas pulverizadas de Artemisa vulgaris. Estas hojas son curadas, secadas y trituradas en un mortero. La fibra obtenida de esta planta es de color amarillo y al ser tamizada se separa del vellón de la moxa de los tallos. Su principio más destacado es su aceite, cuyo olor es agradable y aromático y cuyo gusto es amargo.

Para la moxibustión directa, el vellón de la moxa o yesca es enrollado en la forma de un cono diminuto y colocado directamente sobre el punto de acupuntura que se va a usar para el tratamiento. Una vez encendida, combustiona sobre la piel produciendo calor. se retira sin causar quemadura térmica. Estos tipos de moxas pueden tener una combustión más rápida o más lenta, y pueden ser de más intensidad de calor incluso para aplicar sólo el grado d calor apropiado en cada caso.

La moxibustión indirecta es de uso más frecuente. La moxa se puede adquirir preenrollada en una varilla en forma de cigarro y envuelta en un papel especialmente tratado. Antiguamente era enrollada y sellada en corteza de Mora. La varilla de moxa es encendida y dirigida sobre el punto elegido o sobre la región a tratar, luego movilizada con lentitud, aproximandolo para que el calor se ponga en contacto con la piel. A una distancia considerable para llegar a una sensación agradable y no de quemadura. Esta proximidad de calor estimula los puntos, relaja, estimula el fluir de la energia, equilibra, armoniza la circulación energético-sanguínea,.....

También se utiliza con la aguja de acupuntura insertada en un punto. Con ambas técnicas de moxibustión se debe ser muy cuidadoso para evitar quemaduras del paciente o del pelo circundante. Estas técnicas son de particular importancia para el tratamiento de procesos dolorosos crónicos. El calor producido es muy eficaz cuando se emplea en los puntos de acupuntura con aguja. La Acupuntura y la Moxibustión pueden ser utilizadas aisladamente o en asociación. La moxa ha sido una aportacion corena a la Medicina Tradicional Asiática. Es una técnica de fácil aplicación pero no por ello resulta una terapia simplista.

Si el calor producido es demasiado intenso debemos retirar la moxa, pues podrían producirse ampollas en la piel. La moxa debe resultar agradable. Se debe aplicar sobre la piel bien seca.

Otros métodos que se valen del calor para estimular los puntos de acupuntura son el empleo de lámpara infrarroja a una distancia de 18 a 24 pulgadas de la superficie corporal para calentar las agujas colocadas y el uso del dispositivo térmico electrónico desarrollado especialmente para este propósito. Las pastas vesicantes para la estimulación adicional de estás áreas fueron empleadas en los Animales Grandes, pero su aplicación en los Pequeños Animales no se recomienda.